Marrakech

Marruecos es un país que tenemos muy cerquita de casa, pero a pesar de ello nunca lo habíamos visitado. Nosotros nos quedamos en Marrakech, fue un viaje de una semana. No nos gusta visitar los sitios corriendo y con prisas, nos faltó mucho que ver, así que tenemos la excusa perfecta para volver.

marruecos-marrakech-19

Alfombras tradicionales

Nos alojamos en un pequeño Riad (pequeños palacetes convertidos en hoteles) dentro de la medina, se llamaba Riad Hcekarram. El taxista nos dejó en un callejón sin salida y nos dijo que teníamos que seguir caminando, no llegaban coches al hotel. No podemos decir que fue fácil encontrarlo, son pasillos estrechos y todos parecían iguales, no recuerdo ni cuantas veces preguntamos para llegar al sitio. Pero finalmente, lo encontramos. El hotel era pequeño y con pocas habitaciones, de hecho estuvimos solos las primeras noches. El administrador era muy amable y te ayudaba en lo que pidieras. El último día nos llevó al aeropuerto en su coche, porque era complicado conseguir un taxi a la hora que teníamos el vuelo de vuelta a casa. Le dejamos una propina y se quedó muy agradecido. Pero agradecidos nosotros porque a ver como llegamos al aeropuerto si no.

marruecos-marrakech-13

Riad Hcekarram, alojamiento en Marrakech

El chaval que vigilaba el hotel en las horas muertas se llamaba karim. Muy buena gente: hasta nos dio su facebook personal.

Eso sí, a Karim le faltaba un poco para ser del todo eficiente. Un día llegamos cargados porque habíamos ido de compras. Tocando a la puerta, nadie nos abrió. Y justo en ese momento pasaba una señora mayor que al ver que estábamos esperando en la puerta del hotel, nos invitó a su casa a tomar un té. Como estábamos tan cargados le dijimos que no, de lo cual nos arrepentimos al instante, ya que hubiera sido una oportunidad excelente para interactuar con una local que no tuviera nada que ver con el turismo. A los 10 minutos de estar esperando llegaron unos chiquillos, hablaron con nosotros y cuando les dijimos que éramos españoles nos dijeron la alineación completa del Barca. De paso, también nos dijeron que Karim estaba viendo un partido de fútbol y que teníamos que esperar a que terminara. Les dijimos que fueran a llamarlo y salieron corriendo. Al rato llegó Karim, bastante avergonzado (rojo como un tomate), se disculpó una y otra vez, pero nos confesó que el fútbol era su debilidad.

El centro de Marrakech es simplemente increíble. El ambiente en las calles, los olores, los colores, las llamadas al rezo, esto último incluso de madrugada, menudo susto nos pegamos la primera noche.

marruecos-marrakech-16

De compras en la Medina

Puedes perderte por las calles de la medina, donde puedes comer o comprar miles de cosas. Eso sí, tienes que prepararte para regatear, el idioma no es un problema, pues los vendedores se defienden en inglés, español, francés, italiano… a la hora de vender son capaces de hablar en cualquier idioma. En la mayoría de los puestos te van a mostrar una calculadora con el precio, entonces tú tienes que poner el precio que estas dispuesto a pagar y así sucesivamente hasta que lleguen a un acuerdo. Si quieres evitarte todo este proceso, busca puestos donde las cosas tengan el precio a la vista. Pero recomendamos que pruebes por lo menos una vez. He de decir que yo era muy buena con el regateo, una vez un vendedor fue corriendo detrás de mí para darme unos pendientes a menor precio del que yo le había dicho que le pagaba.

Consejo: Si quieres ir de compras y tienes la posibilidad de que te acompañe algún local, no lo dudes ni un segundo. Nosotros compramos dos tagine grandes para cocinar en casa y se rompieron al primer uso. Tras las compras, en el hotel nos dijeron que ellos podían habernos conseguido unos tagine de mejor calidad y más baratos.

Una visita obligada es la plaza Jamma el Fna. Durante el día puedes encontrar varios puestos que te venden zumos naturales de naranja y alguna que otra cosa. Pero es de noche cuando realmente esta plaza se transforma. Se llena de restaurantes móviles y de diferentes espectáculos; puedes encontrar encantadores de serpientes, shows con monos, tatuajes de henna, música y bailes tradicionales, y mucho más. Todas las noches íbamos a dar una vuelta por esta plaza, se llena de gente y el ambiente es muy divertido. Algo que hay que hacer es subir a una de las azoteas de los edificios de los alrededores. Hay varios restaurantes y bares en las azoteas de los edificios de donde ver toda la plaza Jamma el Fna.

Para visitar el centro puedes contratar un guía que sale muy barato y te lleva por callejuelas explicándote un poco los lugares por donde pasas y la historia de la ciudad. Puedes contratarlo en cualquier agencia de turismo de los alrededores o simplemente informarte en el hotel donde te alojes.

marruecos-marrakech-06

Nuestro guía en el centro

Nosotros visitamos la Mezquita Koutoubia, es la más importante de Marrakech. Si no eres musulmán no puedes entrar dentro de la mezquita, así que solo pudimos ver la fachada.

También visitamos el Palacio Bahía, es una de las obras arquitectónicas más importantes de la ciudad. Se tardó más de una década en construirlo y tiene una extensión de 8 hectáreas, con varios patios y jardines.

marruecos-marrakech-07

Patio de la Medersa Ben Youssef

Otro de los lugares que visitamos fue la Medersa Ben Youssef. Una medersa es un colegio o escuela musulmana de estudios superiores. Esta es la más importante de Marrakech y la más grande de Marruecos. Recomendamos visitarla puesto que es un ejemplo del arte y arquitectura del país.

También puedes visitar el Museo de Marrakech, del que se destaca su patio con una gran lámpara en su interior y las salas de los alrededores, donde hay varias exposiciones de cerámica, armas, alfombras, etc. Es una de las visitas más interesantes de la ciudad.

Después de tantos edificios había que visitar alguno de los jardines de Marrakech. Nosotros visitamos los Jardines Majorelle, conocidos por ser propiedad de Yves Saint Laurent desde 1980. Hay multitud de plantas y es un lugar muy agradable donde respirar aire fresco.

marruecos-marrakech-17

Plaza de las Especias

Un lugar que nos encantó fue la Plaza de las Especias. Es una plaza pequeñita con varios puestos donde venden todo tipo de especias, así que puedes imaginar el olor y los colores. Recomendamos visitarla, está muy cerquita de la Plaza Jamma el Fna. También puedes encontrar otros puestitos que venden artesenía. Hay varias teterías alrededor de la plaza donde tomarse un té verde con menta o bien disfrutar de la rica comida marroquí. Es un buen lugar para terminar el día y planear el siguiente.

Nos quedaron muchos sitios por visitar, el zoco del cuero y los Jardines de Menara, entre otros. Pero nos gustaría volver y visitar estos y otros lugares de nuestro país vecino.

(Visited 239 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *