Tailandia – Curiosidades y diferencias culturales

¿Por qué nos fascina viajar? ¿Por qué hay tantos blogs dedicados a este tema? ¿Por qué el turismo deja tantos millones al año? Hay algo que nos empuja a lanzarnos a conocer nuevos mundos… Pero, ¿qué es?

Cada uno tendrá sus razones, pero a nosotros, aparte de permitirnos vivir nuevas experiencias y coleccionar anécdotas, viajar nos ayuda a responder a la siguiente pregunta: ¿y cómo harán esto los chinos, o los árabes, o los esquimales…?

Las diferencias históricas, culturales, climáticas; la distancia. Este cocktail de factores nos ha permitido elaborar rápidamente una lista de curiosidades sobre Tailandia. Ahí van algunas de ellas:

El sol: enemigo público número 1

El estándar de belleza en Tailandia (y en Asia en general) no coincide con el de Occidente. Aquí las/los prefieren a ser posible más blancos que la leche. Esto conlleva una serie de cosas:

  • Casi cualquier producto de higiene o cuidado personal lleva la coletilla “con efecto blanqueante”.
  • Las terrazas de los restaurantes son muy bonitas, a ser posible con mesas y sillas de diseño. Otra cosa es que se usen. Mejor hacer vida en interiores…
  • Los paraguas son en el 90% de los casos parasoles.
  • Si eres mujer y estando de marcha de repente tienes ganas de ir al baño, cuando entres no te asustes. Nada se está quemando y lo que flota en el ambiente no es humo, sino polvos talco. Hasta ahí llega la obsesión por conseguir una pálida belleza.
Crema blanqueadora

La blancura es hermosura

En los restaurantes

Los tailandeses están comiendo a todas horas. No tienen horarios preestablecidos como nosotros. Si por ejemplo van en la moto y les da hambre, simplemente paran en un chiringuito y comen. Además se pueden mandar tranquilamente una sopa picante para desayunar; de hecho, es lo más habitual.

Lo que si nos parece chocante, especialmente a nosotros que somos de cultura mediterránea, es que aquí se sientan a comer y no dicen ni mú. Cada uno calladito y a lo suyo. Eso sí, con un ojo en la sopa y el otro en el facebook del móvil.

Tampoco te sorprendas si te traen el postre antes que los entrantes o si traen tu plato 20 minutos más tarde que el de tu comensal. Parece ser que el orden de los platos no tiene mucha importancia.

Otra cosa interesante es que aquí no parecen distinguir demasiado entre clases sociales: te puedes ver en un chiringuito callejero a un barrendero junto a un banquero disfrutando de una sopa de 70 céntimos de euro. Además compartiendo la misma mesa. Parece que a los tailandeses les encanta la modalidad chiringuito, especialmente por la tardecita, cuando parece que más o menos se ponen de acuerdo en el horario de la cena. Hay muchísimos patios de comida al aire libre que sólo operan a esa hora. ¡Y todos se llenan! El concepto de patio de comida está tan arraigado en la cultura que incluso los centros comerciales más modernos han tenido que implementarlo. En todos hay un patio de comida que emula a los callejeros en los que puedes comer comida tailandesa muy barato.

Comida en la calle

Comida en la calle

¡Adiós cuchillo, adiós!

Después de casi cuatro meses en Tailandia, me vine a dar cuenta en la cena que cocinamos hace unos días por Nochebuena, que ¡era la primera vez que utilizaba un cuchillo! Aquí todos los platos vienen con la carne/pollo ya cortado en tiritas, de forma que sólo usas la cuchara. Sí, sí, la cuchara, no es un error. La cuchara es el instrumento principal. No sólo para la sopa, sino también para el arroz. Aquí el tenedor se usa con la mano zurda sólo para empujar (sustituto de nuestro pan). Los palillos sólo se usan para comerse los fideos de la sopa.

Además, si quieres untar mantequilla con un cuchillo de untar… ¡Avísanos si encuentras uno!

Cosas y utensilios cotidianos que difícilmente encontrarás

Además del cuchillo de untar, va a ser difícil que encuentres algunas cosas más:

  • Sábanas para taparse: sí hay sábanas bajeras, pero no encontrarás sabanas para taparte por ningún lado.
  • Cafetera express: de esas plateadas que siempre hubo en casa de abuela. También muy difícil de encontrar. Pero sí se encuentran fácilmente de las de filtro.
  • Consolas de videojuegos: a los tailandeses les encantan los videojuegos, pero son más bien aficionados a los juegos en red para PC. De hecho hay muchísimas salas de juegos en red. Sin embargo, al menos nosotros, no hemos visto consolas PS o Nintendo por ningún lado.

En el centro comercial

Aparte de los patios de comida tailandesa muy barata, hay algunas curiosidades acerca de los centros comerciales:

  • Portero: en muchos de ellos te encuentras a un portero elegantemente vestido que te abre la puerta y te hace el saludo militar.
  • Sofás para la siesta: lo de la siesta parece que no es exclusivo nuestro. Hay centros comerciales con sofás, algunos de ellos enormes, en los que te ves a tailandeses echando una cabezadita. Son turbo-siestas de unos minutos, pero algo es algo.
Tailandia-ChiangMai3-1os-meses-43

Intentando integrarse en las duras costumbres tailandesas

  • Uso de mascarillas: sí, muchos tailandeses no sólo las usan mientras van en moto, lo cual está absolutamente justificado. Verás a muchos llevándolas puestas incluso en los centros comerciales.
  • 1 cliente por cada 10 empleados: vale, quizás sea algo exagerado generalizar de ese modo, pero una vez estuvimos en una ferretería dentro de un centro comercial que sí puedo asegurar que llegaba a esa proporción. Algunos dicen que tener tantos empleados da prestigio a la empresa. No sé, sería un buen objeto de estudio, ya que lo que sí es cierto es que el paro es mínimo y que, aunque los salarios sean bajos, todos tienen dinero para gastar. Pero viniendo de España, la diferencia cultural no deja de impactarnos.
  • Aparcamientos sólo para motos: probablemente aquí haya más motos que coches, lo cual requiere una adaptación de los aparcamientos.
Parking de motos

Parking de motos en el centro comercial

En el cine

Sólo fuimos una vez, a la última parte del Hobbit, pero nos llevamos algunas sorpresas:

  • Compran y comen palomitas, al igual que en Occidente, pero… ¡No sé cómo se las comen! ¡No se escucha a nadie mascando nada! A mí me dio vergüenza abrir mi paquete de M&M porque el ruido del plástico resonaba en toda la sala.
  • Respeto al Rey: prepárate para levantarte entre los anuncios y la peli. Ponen un pequeño reportaje sobre el rey y en la pantalla de presentación puede leerse en tailandés y en inglés “Levántese unos instantes para mostrar respeto al Rey”.

 

Sillones de cine

Primera clase en el cine

Mi smartphone y yo

Para los que pensaban, y me incluyo, que lo del móvil en Occidente se está convirtiendo en una auténtica locura, prepárense cuando lleguen a Asia: la cuna del palito “selfie”.

Cuando mi prima me dijo hace unos días: “¡mira qué invento!” y me mandó una foto del dichoso palito, yo pensé: “¡pero si esto aquí ya están apunto de descatalogarlo!”. Además, para los que estén por aquí o para los que vayan a venir pronto, fíjense las poses, tanto de ellas como de ellos, a la hora de preparar la foto: que si la carita inclinada a un lado, ¡no! ¡mejor hacia el otro!, que si la manita debajo de la barbilla, ¡ay!, parece que queda mejor apoyada en la mejilla… En definitiva, la obsesión por el móvil, la cámara del móvil, el Facebook y el Line roza lo absurdo.

Palito selfie

Palito selfie

De copas

– ¡Caballero! ¡Hoy tenemos la oferta de 3 cervezas Leo grandes por 200 baht!

– Y, ¿cuánto vale sólo una?

– 70 baht

Haciendo cuentas, parece que un descuento de 10 baht no me resulta tan rentable. Sobre todo sabiendo que me van a abrir para mí solito 3 cervezas de 600 ml a la vez y se me van a calentar, porque ¡olvídate de que te las vayan trayendo de una en una!

Pero bueno, quizás la solución es hacer como ellos, ponerle hielo a la cerveza. Es más, yo ya lo hago así y además parece que es necesario, ya que no sé qué es lo que pasa en este país, que incluso en invierno, aunque saques la cerveza del congelador, cuando te la vas a beber ¡ya está caliente!

Y si prefieres dejar parte de la cerveza en la botella el máximo tiempo posible para aprovechar que así se mantiene algo más fría, pues tampoco va a poder ser. A la mínima que te despistes aparecerá alguna de las promotoras de cerveza Chang para rellenarte el vaso.

-¿Otra cervecita?

– Ok, ¿por qué no? – y me quedo con las ganas de decirle: “¿pero no podrías darle un recado al que pone la música y decirle que quite este cortavenas y ponga algo más alegre?”. En la mayoría de bares frecuentados por tailandeses suelen poner dos tipos de música: cortavenas al principio, cuando en mi opinión deberían de poner justo lo contrario para animarte a beber, a pasártelo bien y sobre todo a no dormirte, y luego un pop comercial cuyos autores, si es que existe el plural, parecen todos cortados con la misma tijera.

Cervezas

Aunque este día sí pedimos la “oferta”

Hay otra peculiaridad acerca del alcohol en Tailandia. Los licores importados, como el vodka, el ron, la ginebra… no son tan caros. Yo diría que máximo un 20% más que en Europa. Además hay un ron local llamado “Sang Som” que, aunque muchos digan que es muy malo, a nosotros ni nos disgusta ni nos deja resaca. La petaca vale poco más de 100 baht. Sin embargo, ¡el precio del vino es prohibitivo! No hay prácticamente ninguna botella que baje de 250 baht. Y a ese precio estoy hablando de vino Don Simón, que lo vimos en el supermercado en botella de cristal 🙂

Respeto

Si algo nos resulta envidiable de esta cultura es el respeto que muestran en todo momento. Sobre todo por sus mayores, pero también en situaciones como al recibir dinero, si les dejas pasar primero por una puerta o… ¡al volante! ¡Qué diferencia con Occidente! Presta atención si vas por la calle en Tailandia, porque aunque sí es verdad que vas a tragar humo a punta pala, no te podrás quejar en ningún momento de escuchar una pita. Ya te puedes quedar adrede parado con el coche en un semáforo en verde que puedes estar seguro que el de atrás no te va a pitar.

Hace 2 días fui a pagar en el 7eleven y me confundí con el dichoso billete de 1000 baht. Pensando que era de 100 le dí al dependiente 1100 para pagar una cuenta de 170. Pues el hombre no me dijo absolutamente nada. Supongo que por respeto, en lugar de no aceptar mi billete de 100 lo cogió, tecleó 1100 en la máquina registradora y me devolvió 930.

La Familia Real en Tailandia es sagrada. Incluso hay que tratar con delicadeza los billetes tailandeses, ya que en ellos está la cara del Rey. Pero hay cosas que vemos un poco excesivas, como la noticia que salió hace unos días de un hombre que condenaron a 4 años de cárcel por hablar “mal” del perro favorito del Rey.

Tailandia-RTW-ChiangMaiFlower-15

Puede que no hayan grandes diferencias sociales, pero al saludar, sí que existen distintos niveles del respeto y el saludo budista está “diseñado” para mostrarlos: cuanto más arriba juntes las manos al hacer el saludo budista, más respeto estás mostrando. Hay que saludar a los monjes y al Buda con las manos bien altas.

En la carretera

Si vives en Chiang Mai, necesitas moto. Y no digo vehículo, digo moto. Puedes llegar a los sitios 10 veces más rápido que en coche. Los tailandeses se cuelan con sus motos con gran destreza entre las filas interminables de coches. Con el tiempo, tú también aprendes a hacerlo.

Muchas veces te ves a 3 o 4 personas montadas en la misma moto, pero lo más curioso es que existe un sillín especial para que los niños pequeños vayan acoplados en las motos justo delante del conductor. No sé si eso estará permitido en España 8-|

Culto al plástico

¡Es una pasada! He de admitir que me da sentimiento consumir tanto plástico. Si vas al supermercado no te van a poner más de 2 o 3 productos por bolsa y eso que ya de por sí, compres lo que compres viene ya envuelto en unas otras 2 o 3 capas de plástico.

Identidad sexual

Es una cosa que no comprendemos. Sabíamos que en Tailandia había travestis, los llamados ladyboys, pero no sabíamos en qué medida. No sé cuál será la proporción exacta, pero no creo que menos del 20% de los hombres. Además, aquí hemos descubierto otra identidad: los tomboys, que es el caso opuesto, mujeres con aspecto de hombre. Lo más curioso es que a los tomboys se les suele ver acompañados de mujeres muy femeninas y muchas veces muy guapas. La verdad es que no entendemos qué es lo que pasa exactamente en este país con las identidades sexuales. Eso sí, el respeto es absoluto. No existe discriminación alguna. De hecho, la mayoría de empleados de los 7eleven son o ladyboys o tomboys :-). Hay un blog que solemos leer que habla bastante acerca del tema de las identidades sexuales en Tailandia.

Identidad sexual

Antes y después

Otras curiosidades

  • Festival “vegetariano”. Aunque en general se cumplía lo de “vegetariano”, a algún puestito se le escapaban cosas como ésta:
Festival vegetariano

Festival “vegetariano”

  • ¡Cuidado con los nombres!
Nombres curiosos

Para leer en el baño

  • Sal para emular nieve
Sal-nieve

¡En Tailandia también nieva!

  • Comidas de colores fluorescentes. Mientras que en Occidente esto sería sinónimo de radiactividad y de E492, E508, etc, ¡aquí les vuelve locos!
Arroz radiactivo

Arroz radiactivo

  • Algunas frutas tienen un tamaño ligeramente distinto
Aguacate gigante

Cena para cuatro

  • ¡Hay que tener cuidado al cruzar la calle!
Cuidado con los animales

¡Cuidado! Animales en la carretera

  • ¡A los tipos duros les gusta Tailandia!
Rodaje de Rambo

El amigo Rambo en el show de cobras

Hay muchas más curiosidades, pero el post ya se nos hizo algo largo. Si estás o has estado por Tailandia y quieres extender la lista con tu experiencia, ¡haz uso de los comentarios!

Si estás interesado/a, te recomendamos que te suscribas al blog aquí. Recibirás un mail de aviso cada vez que publiquemos un nuevo artículo.

(Visited 4.117 times, 3 visits today)

6 pensamientos sobre “Tailandia – Curiosidades y diferencias culturales

  1. Sonia

    Estoy en Tailandia en este momento y noté en pocos dias casi las mismas cosas. Con respecto a las sabanas en el hostel de Bkk no habia. En Chiang Rai si teniamos las! Y en Chiang mai tambien hay solo que ponen primero la frazada y luego la sabana, o sea que la sabana queda arriba…

  2. Pingback: Indonesia – Curiosidades y diferencias culturales | Pa donde ir

  3. anonimo

    Otra cosa interesante es que aquí no parecen distinguir demasiado entre clases sociales…

    EN SERIO?????? yo llevo 15 años viviendo en Tailandia y para nada opino eso mismo

    1. Rayco Autor del artículo

      Hola! Nos referimos a lo que vemos a la hora del almuerzo en los chiringuitos. Evidentemente no podemos ni queremos juzgar más allá habiendo vivido en Tailandia sólo 4 meses. Yo por ejemplo estuve viviendo en Ecuador 1 año y ahí sí te puedo asegurar que no vas a ver a un “pelucón”, como llaman allá a los señoritos, sentado en un chiringuito al lado de un peón de obra 😉 De todas formas animo a que sigan comentando opiniones 🙂

  4. Luis Garrido-Julve

    ¡Hola chicos! Gracias por el enlace. Veo que le estáis pillando el gustillo a Chiang Mai. De lo mejorcito que tiene Asia en general es de sus particularidades. Tailandia, además, es de los países más divertidos 😉

    Como he visto que hay tres cosas que parece que echáis en falta, os echo un cable. Aunque la cafetera exprés creo que no hay manera de encontrarla…

    Yo odio lo del nórdico, no me gusta dormir con el aire acondicionado a 20 grados. Es más, ni siquiera me gusta encenderlo por la noche. Y si bien es cierto que no es normal encontrar sábanas, en Ikea hay. Los cubre nórdicos de Ikea sirven de sábanas, y además no son caras.

    ¿Os gustan los videojuegos? Porque ponerlo en las tres cosas que más echáis de menos da esa impresión xD. Yo soy muy fan y juego muchísimo. Al principio, cuesta encontrar, pero hay muchísimos jugones y es fácil encontrar de todo y a precios geniales. Hay comunidades muy grandes de jugones e incluso editan revistas entre ellos. También traducen los manuales de las versiones Asia al tailandés -réplicas perfectas- y las incluyen en los juegos. ¿Qué pasa? Pues que están en sitios bastante poco a la vista.

    Para videojuegos: en Bangkok hay tiendas pequeñitas pero con todas las novedades en Fortune, parada de MRT Rama 9, y en la última planta de MBK. Además, en la planta 6 también de MBK hay una tienda de retro que tiene auténticas piezas de museo. Pero lo mejor es un centro comercial sólo de videojuegos. Se llama Saphan Lek y está en la zona no turística de Yaowarat, lejos de donde suelen pasear los occidentales. Muchas de sus tiendas abren sólo el fin de semana.

    En Chiang Mai no tengo ni idea, pero podéis buscar en Facebook. Los tailandeses lo compran y venden TODO en Instagram y Facebook, ya habéis visto que están chalados con las redes sociales…

    ¡Saludos y suerte con vuestro blog!

    PD. Yo hace muchos años que no sé comer arroz con tenedor. Es básico como el hielo en la cerveza en verano al aire libre.

    PD2. El Sang Som a mí sí que me gusta. Puede ser barato, pero entra bien. Resaca sí que me da, pero por todo el veneno con el que lo mezclan en Khaosan cuando me paso por allí. El Red Bull es un hijoputa.

    PD3. En el 7 Eleven no te pueden decir que te has equivocado al darle 1.000 bahts, según su mentalidad perderías cara. Y el wai, entre extranjeros no es necesario. A menos que vayas a un templo y te plantes ante un monje o algo así. Es muy complicado devolver bien el wai -varía según posiciones sociales, edad y parentescos-, así que lo mejor es no devolverlo. ¡Ah! Y para los que os lean: nunca hay que devolver el wai en un supermercado o en una tienda, ¡es un ridículo espantoso para el tailandés!

    1. Tania

      Hola Luis! aunque para nosotros eres Bizarro, seguimos tu blog desde antes de venir Tailandia. Ante todo, muchas gracias por tu supercomentario, nos has ahorrado escribir un artículo 😉

      Nos gustan los videojuegos, pero solo para pasar un rato, nada de pegarse horas y horas enganchados. El tema de los videojuegos nos sorprendió, porque cargamos con la Wii desde España y cuando llegamos a Tailandia nos dimos cuenta de que habíamos olvidado los mandos en casa. Buscamos en varios centros comerciales y tiendas de videojuegos, pero ni rastro.

      En cuanto a las sábanas, nos las hemos apañado, aunque ahora en Chiang Mai, hasta el nórdico hemos tenido que usar.

      Lo del saludo en los supermercados o tiendas no lo sabíamos hasta que nos lo dijo una amiga, y menos mal, porque nosotros creíamos que teníamos que contestar cada vez que nos lo hicieran. :-S

      Gracias de nuevo por tu comentario,

      Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *