Indonesia – Curiosidades y diferencias culturales

Tras la aceptación que tuvo nuestro post sobre curiosidades en Tailandia, no íbamos a hacer menos con Indonesia! Además, Solo (Surakarta) aún no ha sido invadido por el turismo, por lo que es un sitio ideal para ver diferencias culturales elevadas a la máxima potencia 🙂

El Warung: culto a la sobremesa sin mesa

Comida callejera en Solo - Surakarta

Comiendo al estilo javanés

Lo primero que te vas a encontrar en la verdadera Indonesia es que apenas hay restaurantes tal y como los definiríamos en occidente. ¿Pero aquí dónde come la gente?, nos preguntábamos al explorar la ciudad durante nuestra primera incursión en moto.

Tardamos lo nuestro en darnos cuenta de que esos kioskitos que apenas puedes ver porque están prácticamente tapados por una pancarta enorme son los famosos warungs. Claro, a nosotros no nos llamaban la atención porque no entendíamos nada, pero es que lo que pone la pancarta bien grande es el nombre del plato único que sirven en cada uno de ellos.

El warung no es sólo 4 palos, una pancarta y una abuela cocinando. Es un verdadero centro de encuentro sociocultural. Aquí no sólo se viene a comer. Los indonesios, al contrario que los tailandeses, adoran comer tranquilamente, hablando con el desconocido que tienen sentado al lado, confesando sus secretos al anfitrión. Y es que el dueño o la dueña del warung es el equivalente al dueño del bar en España, aunque en este caso la copa de whisky se ha transformado en un plato de Mie Ayam (fideos con pollo) que en lugar de disfrutar en la barra se disfruta sentado cómodamente en el suelo sobre una esterilla.

Warung Mie Ayam cerca de casa

Nuestro warung favorito, al lado de casa

¿Qué es eso del batik que todo el mundo me lo está ofreciendo?

Definición de batik: decoración gráfica y colorida hasta la saturación que adorna una camisa, bolso, falda o tela, que vas a comprar sí o sí porque en Indonesia te parece exótico, pero que luego en casa no te vas a poner si no quieres que tus colegas se rían de ti por ser el tío más cursi del pueblo.

Justin Bieber Batik

Sí, si él se atreve, tú también puedes!

La verdad es que es un producto curioso. Normalmente en casi todos lados la gente local vende souvenirs a los turistas que suelen ser baratijas o regalos tipo “recuerdo de…” o “alguien que estuvo en … me regaló esta camiseta”. Sin embargo, el batik tiene la peculiaridad de ser a la vez un souvenir y un producto de consumo local. Es decir, todos los indonesios, y cuando digo todos digo todos, lo visten de forma cotidiana.

En realidad, los auténticos batik son obras de arte. Si tienes la oportunidad, visita el Museo Batik Danar Hadi en Solo para que alucines con el proceso de elaboración artesanal. Aquí, además, te cuentan cosas curiosas, como que los gráficos de algunos batik tienen significado propio. Por ejemplo, hay un diseño típico para cada ciudad o, también por ejemplo, cuando el príncipe quiere ligar, se pone un batik diseñado especialmente para la ocasión.

Aquí fuma todo dios

Cigarrillos kretek

Cigarrillos kretek

Indonesia cultiva el 80% del clavo de olor a nivel mundial. Cuando los holandeses trajeron la planta de tabaco, pronto se le ocurrió a alguien mezclar los dos productos y nacieron los cigarrillos tipo “kretek”. Se les llama así por el ruido característico que hacen al fumarse.

En Indonesia admiten que son fumadores el 63% de los hombres y el 5% de las mujeres. De todos ellos, el 95% prefieren los cigarrillos kretek al resto de tipos de cigarrillos. La verdad es que su sabor es suave y aromático. A mi me gustaron. Eso sí, tras ese sabor agradable se esconde la trampa de un contenido en nicotina 4 veces superior al de los rubios.

La industria del tabaco aquí es enorme! Se estima que 10 millones de personas viven directa o indirectamente de ella.

No sé, quizás si hubiera más alcohol se fumaría menos? lol

Y tengo que coger una moto aquí?! Ay mi madre!

Motos en Indonesia

Hombre, esto es un caso extremo…

Pues la verdad, si quieres conocer la ciudad y no desesperarte en el intento, lo mejor es que te pilles una moto. La alternativa son los buses y furgonetas, que nadie sabe a qué hora pasan, o las becak, esos carritos tirados por bicicletas tan comunes por estas latitudes. Para distancias cortas están muy bien y además son muy económicas, pero si necesitas ir algo más lejos… También están los taxis, que la verdad es que funcionan muy bien y tampoco son tan caros.

A nosotros nos ofrecieron el pack casa + moto, así que no nos lo pensamos y, nada más llegar, nos echamos a la carretera para perderle el miedo. Hombre, venir de Tailandia tiene sus ventajas, ya llegas medio entrenado, pero esto es otro nivel. Eso sí, aquí todo el mundo con su casco, no como en Tailandia. Será que tienen menos miedo a que se les estropee el peinado?

Lo más curioso: cuando pasa el tren y baja la barra para cortar la calle. El apelotamiento de motos es tal, que ocupan todo el ancho de la calle. Luego cuando sube la barra, sálvese quien pueda! Aquello parece como cuando en las pelis tipo Braveheart hay una batalla y ves a los dos bandos ir el uno contra el otro. Y no sé cómo lo consiguen, pero todos pasan sin rozarse lo más mínimo.

Hablando del tren, a orillas de las vías vive muuuuucha gente. Los niños juegan constantemente cerca o sobre las vías, cosa insólita en occidente. Y el tren pasa rozando los techos de chapa de las chabolas a escasos 2 cm de distancia. Esperemos que no se les ocurra sacar un modelo de tren más ancho porque haría un destrozo.

Y una última curiosidad sobre el transporte en Java. Fíjense en los sillones de los buses de largo recorrido. Y es que aquí los buses vuelan!

Asientos de bus en Java

Asientos de los buses de largo recorrido. Chaleco salvavidas bajo su asiento.

Donde el ejercicio físico no desarrolla la musculatura

Ya he hablado de las becak, los carritos-bici. Pues bien, los becakeros, que vendrían a ser sus conductores, tienen una característica muy peculiar: aún pegándose todo el día dale que te dale a los pedales cuesta arriba y cuesta abajo, son los tíos con las patas más flacas del mundo. Y es que me resulta curioso la diferencia con un ciclista en Europa, que haciendo probablemente menos horas al día tiene las patas como un caballo!

becak en java

Y éste era de los gordos!

Pobre río…

Hay que aplaudir la limpieza de las ciudades de Java. Sí señor. Ni un papel en el suelo y a la mínima suciedad, los dueños de las casas o de los negocios escoba en mano barriendo las aceras. Sin embargo, fíjate cuando pases algún puente sobre un río. Aquí tienen el triste concepto de que los ríos son el basurero municipal. Se llegan a ver camiones totalmente cargados de basura que paran en algún puente para tirar toda la carga al río. Últimamente, colectivos de extranjeros expatriados están llevando a cabo campañas de limpieza y concienciación para tratar de evitar estos atentados medioambientales. Ojalá que tengan éxito!

¿Quieres sentirte como George Clooney por un día?

espontaneos-java (1)_1

Rayco también tiene amigas 😉

Pásate por Solo un domingo por la mañana. En la calle principal hacen el “Solo Free Car Day”, o día sin coches. Prácticamente toda la ciudad sale a pasear. Ahí se reúnen todo tipo de grupos de aficionados: están los aficionados a los perros, a las serpientes, a la gimnasia. Y hay muchos jóvenes que aprovechan la gran afluencia para promover todo tipo de eventos: carreras, actuaciones de danza, excursiones a los volcanes cercanos…

Y lo más interesante: si eres extranjero, aquí te vas a sentir como George Clooney o como Scarlett Johansson paseando por la alfombra roja. Se te van a acercar un montón de jóvenes a sacarse fotos contigo! Así que si eres de los que no se atreve a preguntar por una foto con la gente local, no te preocupes, que ellos no tienen vergüenza ninguna!

tania famosa

El salto a la fama de Tania

Cuando la burocracia se lleva al extremo

Para renovar nuestro visado tuvimos que ir no 1, ni 2, sino hasta 3 veces a la oficina de inmigración! Y nosotros nos quejamos de burocracia! Los pobres indonesios de a pie han tenido incluso que redefinir la estructura gubernamental para conseguir que las cosas salgan medianamente adelante. Es tal la redundancia de las administraciones que a veces tienes que solicitar algo a 5 niveles distintos, desde el municipal hasta el estatal.

Cansados de todo esto, el nivel más bajo, el del barrio, se ha convertido en la referencia a la hora de llevar a cabo cualquier tipo de actuación. Es como si hubieran millones de pequeños gobiernos donde la calle o el barrio es el límite de la jurisdicción. Y a ese nivel sí que se hacen cosas. De hecho, hasta la seguridad corre a cargo del propio barrio. Nosotros, por ejemplo, que nos quedamos en un lugar a las afueras de la ciudad, tuvimos que registrarnos dando una copia de nuestro pasaporte al jefe del barrio para que supiera que nos íbamos a quedar ahí, de forma que pudiera garantizar nuestra seguridad y la de todos.

barrio en java

Entrada de nuestro barrio: Plesungan

Muy bonita la danza hinduísta, pero aquí rige el islam

Danza tradicional javanesa en Mangkunegaran

Actuación de danza en Pura Mangkunegaran

Los ritos y la cultura popular javanesa tienen raíces hinduístas muy arraigadas. De hecho, casi toda la danza y el teatro se basa en los textos Ramayana y Mahabharata. En Solo la gente es extremadamente amable y son todos un encanto, pero ojo, no hay que olvidarse de que de aquí salió el cabecilla que planeó los atentados de Bali de 2002.

El corazón de Java es, quizás, el lugar donde más se está radicalizando el islam y, según nos contaron, ya están queriendo prohibir hasta las danzas tradicionales hinduístas. Esperemos que no se llegue a tanto.

Una anécdota que nos contó nuestra vecina nos resultó simbólica. Resulta que dos calles más abajo de casa, hay una tiendita de un abuelo que vende cerveza, lo cual está prohibido desde hace unos pocos meses (ahora sólo de venta en restaurantes y en grandes superficies). Pues a los radicales del barrio no se les ocurrió otra cosa que obligar al abuelo a acatar la religión destrozándole el local. El pobre! Sin embargo parece ser que el abuelo es un rebelde, porque sigue vendiendo cerveza, eso sí, ya no la tiene a la vista. Cuando se la pides, primero mira a un lado y al otro de la calle y, si no hay “moros” en la costa, te saca un delicioso ejemplar de malta de cebada fermentada de debajo del mostrador.

Zapatos nuevos para toda la vida

Nunca supimos el porqué, pero cuando un indonesio se compra zapatos nuevos, ya sean cutres o de calidad (esto lo vimos con unas Nike de paquete), lo primero que hacen es llevarlas a un zapatero para que, aguja e hilo en mano, les pegue una buena cosida de refuerzo. Hay veces que los veíamos trabajar y nos daba sentimiento. Los zapatitos recién comprados destrozados estéticamente por un hilo todo cantoso. En fin, suponemos que se trata nada más que de eso, un refuerzo para que duren toda la vida!

Bombillas de segunda mano

Hay sitios del mundo donde proliferan pequeños trabajitos que como occidental no se te ocurriría que pudieran existir. Tal es el caso del “reparador de bombillas”. Como lo oyes! Puestitos callejeros llenos de bombillas de segunda mano. Que cómo lo hacen? Pues ni idea, pero lo que está claro es que se trata de un reciclaje muy beneficioso para el medio ambiente.

La noche que se nos puso el corazón a 200 por hora

Una noche, sobre la 1 de la mañana empezamos a oír ruidos en el jardín. Nuestra casa estaba un poco metida en el bosque y los vecinos no estaban tan cerca, así que nos preocupamos un poco. Al rato veo que una linterna se acerca y un tío se encarama a la ventana y ¡empieza a alumbrar dentro de nuestra habitación! ¡Quién es! grité directamente en español, pensando que así al igual lo asustaba y se iba. Mi sorpresa fue que no sólo no se asustó, sino que encima empezó a soltar una retahíla en indonesio. Al cabo de un minuto deja de alumbrar con la linterna, da un par de vueltas más por el jardín y luego se larga.

gecko

Gecko en casa

Al día siguiente fuimos con el cuento a nuestra vecina Estefanía, una venezolana que lleva tiempo viviendo en Solo, y, sorprendida, se pone manos a la obra a indagar al más puro estilo Colombo. Al cabo de un par de horas nos manda un sms: “Ya sé lo que pasó. Esta noche les cuento”. Por la noche nos dice que estuvo preguntando a los vecinos y tardó 5 minutos en resolver el caso: “Cazadores de geckos”. “Cómo?”. “Lo que oyes”.

Nuestra casa era hogar de muchísimos geckos, muchos de ellos de más de 25 cm. Y por lo visto, son animales muy valorados porque se utilizan en medicina china o incluso como afrodisíacos. Pobres animalitos. Nosotros los teníamos como mascotas porque se comían a los bichos. Eso sí, convivir con geckos significa estar preparado para limpiar todos los días sus caquitas, que caen del techo a miles. Y es que esos animalitos tienen un aparato digestivo muy activo!

Y hasta aquí nuestra segunda entrega de “Curiosidades y diferencias culturales”. Si has estado en Indonesia y te has encontrado con algo curioso, no dudes en usar los comentarios para compartirlo con todos nosotros!

 

 

(Visited 727 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *