Viena, fuimos dos y volvimos tres

Tenemos más que asumido nuestro problema, y es que no podemos estar quietos. Después de 9 meses por Asia, al poco de llegar a casa, ya comenzamos a planear nuestras siguientes escapadas. Después de tanto calor teníamos ganas de pasar un poco de frío y decidimos que Viena podría ser una buena opción.

Rayco estuvo una temporada viviendo en la ciudad y tenía ganas de volver y hacerme de guía, y a mí que me da igual subirme a un avión sin saber el destino, no le puse pegas.

Gluehwein en Prater

Tomando un Glühwein en Prater

Tan solo unos días después de comentar la idea, teníamos billetes comprados y alojamiento. Optamos por un apartamento bien situado que vimos en airbnb (alrededor de 50€ la noche). Estaba cerca del tranvía, así que era perfecto para poder movernos por la ciudad.

El transporte público en Viena me pareció una pasada y al contrario de lo que creía, nada caro.

Ahora vamos a contarles más o menos lo que hicimos en la ciudad, precios y algunos lugares dónde comer. Pero esto mejor se los cuenta Rayco, que si yo les doy las indicaciones y escribo esos nombres impronunciables para mí, pueden acabar en algún país vecino.

Hola! Aquí el pesado con los detalles técnicos de la ruta! 🙂

Vamos con el transporte

Hay varias tarjetas que vale la pena entender. Todas sirven para la zona centro de Viena, que es donde está prácticamente todo lo que se suele visitar, y se pueden usar para el metro, el tranvía y el bus.

Lo primero es que si por casualidad van a ir 2 personas 4 días, lo más rentable es pillar la tarjeta de transporte público de 8 días (8-Tage-Klimakarte). Es la típica tira numerada desde el 1 hasta el 8 y vas ticando una vez al día en el primer transporte público al que te subas. Lo bueno de este ticket sirve para varias personas, por lo que si son una parejita, cada día ticas dos veces y ya sirve para los dos. Aquí al enlace donde pueden comprarlo online, pero está sólo en alemán. De todas formas pueden comprarlo en cualquier máquina de tickets de cualquier estación de metro. El precio a día de hoy: 38 €, por lo que cada día sale 4 euros y pico y tienes trasporte ilimitado. Con dos viajes ya lo tienes amortizado!

Luego están las opciones de tickets de 1, 2 o 3 días (24, 48, 72 Stunden Wien) para una persona, con precios de 7,60€, 13,30€ y 16,50€, respectivamente. Estos tickets son para una persona! Así que si vieja una pareja habrá que comprar uno para cada uno.

Y si vas a estar una semana (Wochenkarte) y llegas un lunes, lo mejor es pillarse la tarjeta de 1 semana (de lunes a lunes!), que vale 16,20€, también para una sola persona.

Por si quieren calcular cómo de rentable salen estas tarjetas en relación con los tickets individuales, un viaje de solo ida en metro, bus o tranvía vale 2,20€. Así que si se va a hacer al día más de un viaje de ida y vuelta, ya hay que pensárselo.

También hay algunas tarjetas especiales para visitantes de la ciudad. Permiten gratis un niño de hasta 15 años y te dan descuentos especiales para entradas en museos, etc. Son más caras que las anteriores, pero puede que salga rentable dependiendo del plan de cada uno. Pueden leer sobre estos tickets aquí (en inglés).

Moverse en Viena con el transporte público es ultra fácil. Las lineas de metro cruzan la ciudad de este a oeste y de norte a sur. Aquí el mapa del metro. Y luego las lineas de tranvía 1, 2 y D se mueven alrededor del anillo (Ring) donde hay muchas cosas para ver. También hay un tranvía turístico que da vueltas al anillo y creo que tienen audioguías, pero sale algo salado, 9 € el ticket de adulto.

Y por último, este plano está muy bien porque están las lineas de metro y tranvía del anillo señaladas sobre un plano de las principales atracciones de la ciudad.

Como moverse en Viena

Como moverse en Viena

Qué visitar: ruta por el anillo

Es indispensable pillar uno de los tranvías del anillo (Ring) del centro de Viena y simplemente recorrerlo, aunque sea sin bajarse. Es una avenida circular preciosa llena de construcciones emblemáticas como el Ayuntamiento (barroco), el Parlamento (clásico), la Ópera (neorrenacentista) y un sinfín de edificios que te hacen creer que estás viviendo en los tiempos de Mozart.

Mercado de Navidad en Plaza Maria Teresa

Mercado de Navidad en Plaza Maria Teresa

Ruta por el centro de Viena

Todo este recorrido puede hacerse perfectamente en un día y a pie, partiendo de la parada de tranvía Dr. Karl Renner Ring. Hacerlo todo puede resultar una pequeña paliza, pero si vas un sólo día a Viena en modo turismo, puede ser una muy buena ruta.

Ayuntamiento de Viena desde el Hofburg

Ayuntamiento de Viena desde el Hofburg

Parada obligatoria del tranvía es Dr. Karl Renner Ring, que nos deja justo delante de la Plaza de Maria Teresa (Maria Theresien Platz), flanqueada por los dos edificios gemelos, el Museo de Historia del Arte y el Museo de Historia Natural y, al fondo, el Barrio de los Museos (Museumsquartier), recinto con varios patios que alberga gran cantidad de museos de arte moderno, galerías y cafeterías, un lugar que sin duda vale la pena visitar. A pocos minutos a pie al otro lado del anillo tenemos la Plaza de los Héroes (Heldenplatz) con vistas a la Biblioteca Nacional y a la parte trasera del palacio Hofburg, residencia principal de Sisi emperatriz 🙂 Luego, pocos minutos al norte del anillo (siguiente parada) tenemos el Parlamento y el Ayuntamiento, que se pueden alcanzar fácilmente a pie. Y al sur, también a unos 5 minutos a pie, tenemos el edificio de la Ópera de Viena.

Para llegar al centro centro, que es la Catedral de San Esteban (Stephansdom), podemos dar un paseo desde esta misma parada del tranvía, cruzando la Plaza de los Héroes y entrando por la parte trasera del Palacio Hofburg. Dentro del Hofburg está la “spanische hofreitschule”, escuela de equitación con caballos de raza lipizzana. Las exhibiciones que hacen son una maravilla, así que si el presupuesto y el tiempo lo permiten, aconsejamos que vayan. Una vez salimos del Hofburg, podemos pasear por la calle Kohlmarkt y luego torcer a la derecha en Graben hasta llegar a la catedral.

Palacio Hofburg

Palacio Hofburg

Si es hora de comer, pueden callejear un poco en busca de alguno de los famosos restaurantes Figlmüller, donde se puede comer el mejor Wienerschnitzel de la ciudad. No deja de ser carne empanada, pero la verdad es que está bastante buena y es el plato más típico de Viena. Desde la catedral, se puede pasear hacia el sur por la calle Kärtner Strasse hasta llegar a la Ópera, y si seguimos algo más al sur, tenemos la Plaza de San Carlos (Karlsplatz) y, un poquitín más al oeste, el fabuloso mercado de Nashmarkt, una maravilla de estilo art-decó donde puedes comprar fruta, verdura, especias o, simplemente pasear. Por favor, este mercado no se lo pierdan!

Mercado Naschmarkt

Mercado Naschmarkt

Otros cosas que ver en Viena

Aparte de esta ruta, podemos sugerir:

  • Palacio de Schönbrunn (linea de metro U4, parada Schönbrunn): Nunca entré, pero sólo pasear por los jardines es una maravilla. Justo al lado está el Zoológico de Viena.
Palacio Schönbrunn

Palacio Schönbrunn

  • Parque Prater. La última parada del tranvía linea 1 o parada Praterstern del U1: es un parque enorme donde los vieneses van a hacer footing y deporte al aire libre. Está también el estadio donde España ganó la Eurocopa del 2008 y un parque de atracciones muy antiguo y famoso, con su noria inmortalizada en la peli “El Tercer Hombre” con Orson Welles.
Noria de Prater

Noria de Prater

  • Hundertwasserhaus (Kegelgasse 34-38 en el distrito 3): se trata de un edificio de viviendas sociales de arquitectura muy similar a la de Gaudí.
  • Ir de compras a Mariahilferstrasse: justo a la izquierda del Museumsquartier, empieza esta famosa y bonita calle comercial, con mucho ambiente. Por cierto, esta zona está muy bien para buscar alojamiento. Está muy bien conectada con el metro linea U3.
  • Salir de fiesta por el Gürtel: sí, aunque tenga nombre de trama corrupta, el recorrido de la linea U4 está llena de locales de copas. Cuidado de noche con los roedores! jajaja. El Gürtel es una avenida (cinturón) de norte a sur que está al final de la Mariahilfer y pasa por la estación de trenes. Unas cuantas paradas del U4 al norte de la estación de trenes están los garitos, en el centro de la calle.
  • Callejear por el distrito 1 (centro dentro del anillo): simplemente perderse callejeando y, a ser posible, de noche. Te parecerá escuchar la música de Mozart en cada esquina 🙂
Calle Kohlmarkt

Calle Kohlmarkt

  • Si es verano, echarse una cerveza en el chiringuito de playa Strandbar Hermann, justo donde el canal se desdobla, enfrente del cine Urania.
  • Si estamos cerca de Navidad, visitar algunos de los infinitos mercados de Navidad: algunos: Schönbrunn, Plaza Maria Teresa y Karlsplatz.
Museo de Historia del Arte

Museo de Historia del Arte

  • Visitar el Danubio o la isla del Danubio (Metro U1 Donauinsel). Casi que tiene más encanto el canal que el Danubio, pero para románticos, no deja de ser el Danubio 🙂 Si hay buen tiempo, vale la pena alquilar una bici y recorrer la orilla del río unos kilómetros al sur o al norte.
  • Ir a la Ópera: si no a una función, hay visitas guiadas que hemos oído que están muy bien. Nosotros compramos la entrada más barata y nos pusieron en un palco, en segunda y tercera fila. Sólo alcanzábamos a ver un trocito del escenario, así que a la media hora ya estábamos saliendo por la fuerta.
  • Ir de picnic a alguno de los parques (si hay buen tiempo, claro): A mí personalmente me gusta mucho Burggarten, uno pequeñito muy cerca de la Ópera, en el que hay un mariposario. Luego está Stadtpark y más hacia el Danubio, el famosísimo y enorme parque Prater.
Estatua de Strauss en Stadtpark

Estatua de Strauss en Stadtpark

  • Palacio Belvedere: no lo he visto por dentro porque la entrada siempre me ha parecido cara, pero está en el centro, cerca de Karlsplatz y los jardines se pueden visitar de forma gratuita.
Jardines de Belvedere

Jardines de Belvedere

Comer y beber en Viena

Un sitio que siempre me gustó es la cervecería 1516, en el distrito 1. Ahí solía quedar con los colegas una vez a la semana cuando vivía en la ciudad. Las costillas están riquísimas y tienen una buena carta de cervezas caseras propias.

Como pusimos arriba, hay varios restaurantes Figlmüller donde disfrutar de un buen Wienerschnitzel. Conviene reservar.

Otra cosa muy turística pero que vale la pena hacer es ir a comer una Sachertorte (la famosa tarta de chocolate del Hotel Sacher), justo detrás de la ópera. Acompañarla de un auténtico café vienés! 😉

Al final del parque de atracciones de Prater, hay un restaurante con terraza al aire libre donde se puede comer comida típica. Prueben el codillo (Schweinshaxe)!

Avenida del parque Prater

Avenida del parque Prater

En Nashmarkt hay varios restaurantes de buena calidad-precio.


Y bueno, a estas alturas se preguntarán que a qué viene eso de ir dos y volver tres. Algunos ya lo supondrán, otros lo saben, pero para los más despistados, tenemos que informar de que padondeir tendrá un nuevo miembro a finales de Agosto de 2016. Y es que dos meses después de nuestra vuelta, nos enteramos de que estamos embarazadísimos 😀 Pero tranquilos, que aunque tengamos que bajar el ritmo durante un tiempo, nuestra idea es que el nuevo miembro quede infectado con el virus del viajero.

Actualización marzo de 2017: Debido a motivos obvios, hemos tardado una eternidad en publicar este post, hasta el punto que nuestro nene ya tiene casi 7 meses! Está creciendo fuerte y sano y a papi y a mami se les cae la baba!

Con el nene

Nuevo miembro en Padondeir!!!

(Visited 184 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *