Del norte al centro de Australia en caravana

Señales de tráfico que sólo encontrarás aquí

Señales autóctonas

Son las ocho y media de la noche y ya estoy listo para irme a dormir. En Lanzarote deben de ser algo así como las 10 de la mañana y muchos aún estarán durmiendo la resaca de ayer viernes.

Irse pronto a la cama es una cuestión de supervivencia cuando se viaja en caravana por el desierto australiano. Desde que se pone el sol, los kanguros se vuelven hiperactivos y la probabilidad de llevarte a uno por delante es muy grande.

Cuando paras en algún parking de caravanas tampoco hay gran cosa que hacer y lo mejor es quedarse dentro con las puertas y ventanas bien cerradas para que no entren todo tipo de visitantes inesperados.

 

Kelly

Kelly saliendo de la furgoneta

Yo tardé en aprender la lección. Las primeras noches dormí con las puertas abiertas debido al calor y el resultado es que tengo todas las articulaciones de mi cuerpo cubiertas de ronchas. Además de los mosquitos y chinches, esta preciosidad a la que puse por nombre Kelly, pasó una noche conmigo dentro de la furgoneta.

Gracias a Dios dejé atrás hace 3 días el calor sofocante del norte y ahora mismo deben de hacer como 10 grados fuera. Así que se puede dormir agusto con todo cerrado. Tras casi 2000 kilometros recorridos estoy en Alice Springs, la unica “ciudad” del centro de Australia. Mañana saldré hacia Uluru, a 400 kilometros, que para los australianos es como decir “a la vuelta de la esquina”.

Chinches en el colchón

Chinches en el colchón?

Uluru al atardecer 1

Uluru al atardecer

Uluru, o Ayers Rock (por el occidental que las descubrió), es la postal de Australia por autonomasia y es algo que no te puedes perder si visitas el continente. Es uno de los mayores monolitos del mundo, con más de 348 metros de alto, 9 kilómetros de contorno y 2,5 kilómetros bajo tierra.

Uluṟu es un lugar sagrado para los aborígenes australianos y desde 1987 es Patrimonio de la Humanidad. Cuando cae el sol, la vista desde el oeste es sencillamente espectacular, ya que la piedra se vuelve roja incandescente.

Si vas a Urulu, tampoco puedes dejar de visitar las vecinas Olgas (Kata Tjuta), también impresionantes. Y si al ir de vuelta a Alice Springs vas con tiempo, puedes desviarte (unos 160 km) hasta el Kings Canyon para hacer algo de senderismo por este impresionante cañón.

Las Olgas 1

Las Olgas

La provincia por donde me estoy moviendo ahora mismo se llama el Territorio Norte. Esta tierra fue devuelta en gran parte a los aborígenes como hace unos 30 años. Creo que después del oeste de Australia es la provincia con menos habitantes, aunque con más proporción de población aborigen.

He pasado por pueblos en los que sólo se ven aborígenes por las calles, eso sí, adaptados a la forma de vida europea. Los que aún viven de forma tradicional no se dejan ver. Viven en zonas remotas. Aunque blancos y aborigenes conviven en las ciudades del Territorio Norte, se respira un ambiente bastante tenso. Y es que la reciente historia de abusos por parte de los blancos hace que los nativos aún desconfíen. Una situación típica del día a día es que te veas en el supermercado a un blanco que saluda a un aborigen con una sonrisa falsa a la que la respuesta es un “hola” serio, sincero y frío.

Pinturas rupestres en Darwin 2

Pinturas rupestres en Darwin

Mi primera parada fue el Parque Nacional de Kakadu, donde vive Cocodrilo Dundee. Debido a los precios desorbitados de los tours no hice ninguno. Fui por libre con la caravana a todos lados y no creo que viera mucho menos que la gente que va con todo organizado. Lo que si que no vi fue cocodrilos. Para eso normalmente tienes que irte de excursión en un barco que sale un ojo de la cara o arriesgar tu vida desobedeciendo los carteles donde pone “Peligro: cocodrilos”.

Alerta de cocodrilos

La seguridad ante todo!

Una duchita al aire libre

Una duchita al aire libre

La primera noche que pasé en el parque no me comieron las moscas de milagro. Insoportable! Al principio dices no entiendo por que la gente exagera tanto llevando gorros con mosquetera incorporada, pero después de soportar 15 minutos las moscas posándosete en los ojos y en los oídos y el ruido que hacen revoloteando empiezas a entender el porqué. Es como ir oyenco todo el rato una carrera de formula 1! Bueno, me dejaron algo más tranquilo después de la ducha.

Tras dos noches en el parque, puse rumbo al sur. He recorrido 1300 km atravesando el desierto. El paisaje es espectacular! Lo mejor fue hacer noche en los Devil’s Marbles, unas piedras de granito redondas de color rojo intenso que se cree que son los restos de la lava de un volcán que estalló ni se sabe hace cuanto tiempo. Los aborígenes dicen que son los huevos de la Serpiente Arcoiris. Las fotos que hice allí son para mí las mejores del viaje. Al menos hasta ahora 🙂

¡Un saludo desde el Outback!

Amanecer en Devil's Marbles 2

Amanecer en Devil’s Marbles

(Visited 151 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *