Lost – Perdidos

¡Estoy vivo de milagro!

Una amiguita mexicana

Una amiguita mexicana

Aunque la noche anterior el hombre del tiempo amenazaba con un ciclón y aunque se veía bastante viento sobre el mar, el vuelo de Sydney a Auckland fue sin problemas. No puedo decir lo mismo del vuelo Auckland – Los Ángeles. El comandante antes de despegar:
– Señoras y señores, nos espera un vuelo muy agradable. El cielo está despejado y los vientos son favorables.
Veinte minutos después del despegue:
– Señoras y señores, abróchense el cinturón, que vamos a atravesar una pequeña zona de turbulencias.

El avión (un jumbo) comenzó a dar botes y, si no llega a ser por el cinturón, la gente acaba agarrada al techo. A los 10 minutos el comandante volvió a hablar:
– Señoras y señores, sentimos mucho las molestias, en 5 minutos dejaremos la zona de turbulencias.

A los 15 minutos el avión estaba pegando botes aún más grandes!
– Señoras y señores, al parecer estamos metidos dentro de un jet stream. Estamos variando la ruta para INTENTAR salir de él.

Espera un momento, cómo que INTENTAR!? Saque usted este bicho inmediatamente del jet stream ese! Se me vino a la cabeza algo: no era la ruta Auckland – Los Ángeles la de la serie Lost? No se caía el avión en la serie aproximadamente en el mismo lugar donde estábamos nosotros? Ufff! Se me derramó el agua sobre las manos? Ah no! Es sudor! :-p

Calles de Cozumel

Calles de Cozumel

La pesadilla duró unos 40 minutos. Las turbulencias no se olvidaron de nosotros las 11 horas restantes. De vez en cuando volvían y, si bien no eran tan fuertes como la primera vez, le pegaban una buena sacudida al jumbo. Qué pesadilla de vuelo! Menos mal que iba a hacer buen tiempo según el comandante…

Llegué tan hecho polvo a Los Ángeles que decidí permitirme el lujo de dormir en un hostal. Me salió la habitación por 80 dólares (unos 60 euros). Supongo que para ser Los Ángeles es barato. Además estaba muy bien. Me pegué una siestita de 2pm a 9pm. A las 2am ya estaba de nuevo rumbo al aeropuerto.

En Los Ángeles todo Dios habla español. Es una pasada. Hay gente que ni siquiera sabe hablar ingles! En el aeropuerto le pregunté en inglés a una señora de la limpieza que dónde podía encontrar un garito para comer algo y me dijo literalmente:
– El Mc Donalds esta ahí in the other building.

Por supuesto seguí la conversación en español.

Al llegar al Mc Donalds, lo mismo, no tuve que pedir una cheese burger and chocolate milkshake, sino una hamburgesa con queso y un batido de chocolate. Cuando la tipa me va a poner el batido veo que el vaso era de por lo menos medio litro.

– “No! Espera, espera!” – asusté a la pobre chica. “El batido pequeño!”
– “Jajajaja, ya me hiciste reir!” – me dijo. “Éste es el único tamaño que hay!”

Me había olvidado que estaba en USA…

Calles de Cozumel 2

Calles de Cozumel

El vuelo a Houston duró 3 horas y, paradójicamente, no tuve ningún problema jeje. Tras una espera de media horita, también oyendo español por todos lados, embarqué en el vuelo rumbo a la isla de Cozumel (en frente de Cancún). Cuando estábamos listos para despegar habla el comandante:
– Señoras y señores, estamos en la cola para despegar y tenemos el número 8. Esperemos que la tormenta no esté justo arriba nuestro cuando nos toque el turno.

Miro por la ventana y me veo un nubarrón feo feo feo viniendo hacia nosotros. Esto no nos puede estar pasando!

Cuando le tocó el turno al avión que iba delante del nuestro ya la cosa tenía muy mala pinta. Poco después de despegar, el avión se perdió de vista dentro de un torrente de lluvia. Ahora nos tocaba a nosotros! Pero aunque la cosa estaba fea, el comandante que nos tocó esta vez controlaba bastante. El tipo despegó y a los pocos segundos giro el avión a la izquierda para dirigirse hacia la única zona más o menos despejada. No problems durante el resto del vuelo.

Aguas cristalinas del Caribe

Aguas cristalinas del Caribe

Cozumel tiene una pinta impresionante vista desde el avión. Te ves arrecifes de coral de todos los colores a unos cuantos metros de la playa y las aguas que rodean la costa son de un color turquesa aún más intenso que el del mar en Tailandia.

Al aterrizar me estaba cayendo de sueño. Había sido un viaje demoledor: 4 vuelos de 3 + 12 + 3 + 3 = 21 horas en el aire. Había atravesado 9 zonas horarias! Además viajé en el tiempo: dejé Auckland el 21 por la noche y llegué a Los Ángeles el 21 por la mañana!

La primera impresión de México ha sido genial. La gente muy amistosa! Lo único que me resulta un poco raro es que para mí es la primera vez que verdaderamente me siento como un turista en un país donde se habla castellano. Cozumel es, después de Cancún y gracias al documental que Cousteau rodó en los 70, el sitio más turístico de Yucatán. Pasear por las calles de San Miguel de Cozumel es muy parecido a caminar por las calles de algún pueblo de Bali, con un millón de tienditas de souvenirs y vendedores que te empiezan a decir en ingles “barato barato”, “visite mi tienda”, etc. Pero esta vez cuando ven que hablo español ya no me tratan tanto como a un guiri y enseguida empiezan a conversar conmigo olvidándose de querer venderme la moto.

Colores de Cozumel

Colores de Cozumel

Lo que si que tengo que tener cuidado es con las pequeñas diferencias con el español mexicano. Ya me ha pasado dos veces que utilizo el verbo prohibido!: en el aeropuerto “Dónde se coge el bus?” y en el internet café “puedo coger un ordenador?”. Pero los mexicanos ya deben de estar acostumbrados porque no se escandalizan.

Ayer alquilé un escarabajo! Es la primera vez que conduzco uno. Fui a recorrer la isla. Me bañé en la playa Palancar, que todo el mundo recomienda en internet. A mí personalmente no me pareció nada del otro mundo. Además tienen montado una especie de negocio en la playa y tienes que consumir algo para poder pasar el día. Aunque bueno, tampoco es caro unos 2 dólares por una cervecita.

Mi escarabajo descapotable

Mi escarabajo descapotable!

Lo que sí que me gustó fue una playita al este de la isla. Creo que se llamaba San Martín. El Este es algo peligroso para bañarse porque hay mucha corriente. Pero precisamente por eso la mayor parte de las playas están desiertas y prácticamente puedes tener la playa entera para tí solo. Encontré un sitio que era como una especie de piscina porque estaba protejido por una barrera de arena. Precioso! Disfruté como un niño! La verdad es que agüita con las playas caribeñas!

Este de Cozumel

Haciendo el bobo en una playa del Este de Cozumel

Bueno, les dejo que me voy a acercar a una escuela de buceo a ver si consigo que me metan hoy en una excursión a los arrecifes :-). Un saludo desde el Caribe!

 

(Visited 61 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *