Vientián – Capital de Laos a orillas del Mekong

Estoy en Vientián, la capital de Laos. Se parece a Arrecife, la capital de Lanzarote. Incluso cuando paseas por el malecón del Mekong parece que estás paseando por el parque Islas Canarias. Al otro lado del río está Tailandia.

Arco Patuxay

Arco Patuxay

Aquí no hay mucho que hacer, la verdad, pero hay que quedarse 4 días a la espera del visado para Vietnam.

Como era de esperar me crucé por la calle con los amigos franceses Guy, su hijo Tom y Dominique. Así que quedamos para cenar anoche en plan despedida, ya que de aquí saltan a Tailandia y ya no nos veremos más, al menos en este viaje. ¡Una pena! Fuimos a cenar a un restaurante hindú de la calle del Mekong que ¡estaba increíble! Pagamos el equivalente a 1,80 euros (incluyendo cerveza) y nos hartamos a comer [nota: repetimos en el 2014 y ya no estaba tan barato, pero la comida sigue siendo buena].

Visité los puntos más interesantes de la ciudad: la réplica del Arco del Triunfo (Patuxay), el Wat Sisaket y el mercado mañanero. ¡Impresionante este último! Es un recinto enorme cubierto por lonas casi en su totalidad donde hay de todo. Bueno, de todo menos un cargador para mi portátil, que es lo que andaba buscando.

Ahora dentro de un rato iré a ver el monumento mas venerado por los laosianos: la estupa Pha That Luang.

Estupa Pha That Luang

Estupa Pha That Luang – Está en el escudo del país

¡Hace una calor asfixiante! No paro de sudar del bochorno que hay. Todas las tardes cae tormenta. Hoy por la mañanita fui a visitar el Buddha Park: un parque lleno de estatuas de Buda y también de estatuas hindús. Saqué algunas fotos interesantes. Pero lo más interesante fue pillar el bus local para ir y volver. La ida fue normalita, pero la vuelta ¡ufffff!

El bus era un micro-bus de cuando Franco era corneta. Al principio estaba vacío y entré yo, 3 guiris más y 2 monjes. En la siguiente parada se subió una señora que iba rumbo a Vientián para montar un chiringuito de comida. No es que ella me lo contara, es que se traía el chiringuito con ella en el bus!!! 1000 envases de comida rápida, como 40 litros de bebida, no sé cuántos kilos de carne y como 4 cajas más que no se qué contenían. Bueno, después de 10 minutos cargando el bus me dije, aquí ya no cabe nadie más. ¡Que equivocadito estaba! Cuando llegamos a Vientián éramos metidos en el micro un total de 45 personas la mayoría con equipaje, ¡más el chiringuito de la señora! Pero lo mas impresionante es que, de alguna forma o de otra, ¡todos menos tres iban sentados! Otra cosa que me llamó la atención es que, aunque la mayoría viajaba con algún codo en el ojo, allí dentro nadie se quejaba (como pasaría en Europa). Al contrario, ¡un cachondeo en el bus increíble!

¡Y poco más que contar de Vientán! Mi próximo destino, el más sureño que visitaré en Laos: Savannakhet.

Puedes leer información más actualizada en nuestro viaje a Vientián en 2014.

(Visited 85 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *