Antigua en Guatemala y el pacífico mexicano

En Antigua subí al volcán Pacaya. El paisaje, viniendo de Lanzarote, no me llamó demasiado la atención. Un malpaís precioso al estilo del nuestro. Sin embargo, cuando íbamos por la mitad del ascenso, el guía nos dijo que miráramos hacia una de las laderas del volcán. Se veía un río de lava! Yo pensaba que no nos íbamos a acercar demasiado porque de vez en cuando se veían caer ladera abajo piedrotes incandescentes y parecía peligroso, pero al final llegamos a unos 5 metros del río. Fue impresionante! El suelo estaba tan caliente que a ratos olía a suela de zapato quemada. Menos mal que esta vez decidí no ir en cholas!

Volcán Pacaya 2

Volcán Pacaya

A medida que atardecía el color de la lava se hacía más espectacular. Cuando ya llegó la hora de volvernos el volcán nos ofreció un pequeño regalo y comenzó a producir pequeñas erupciones. La lava y las piedras saltando por los aires parecían fuegos artificiales. Impresionante!

Volcán Pacaya 6

Volcán Pacaya

Colores de Antigua

Colores de Antigua

De regreso a Antigua empecé a sentirme mal de la barriga y al llegar a casa ya supe que no iba a poder salir a la calle en un par de días. Al final gracias a Dios no fueron 7 como en Vietnam, sino sólo 2. Aun así estuve 1 día y medio sin probar bocado. Estos pequeños contratiempos al final del viaje hacen que pierdas aún más las pocas fuerzas que te quedan.

El resto de la estancia en Antigua se vio nublado por mi malestar corporal. La ciudad es muy bonita, pero chungo de la barriga uno no se fija tanto en la belleza, sino más bien en no alejarse demasiado de un baño.

Plaza Mayor de Antigua

Plaza Mayor de Antigua

Cuando me recuperé decidí poner fin a mi aventura guatemalteca y volverme a México. Pensé que una semanita de relax en la costa del Pacífico no me haría ningún mal, así que me embarqué en una odisea de 26 horas repartidas en 3 buses (el viaje más largo de mi vida) hacia Puerto Escondido, capital mexicana del surf.

Surf en Puerto Escondido

Le llaman Rayqui!

En Puerto Escondido encontré justo lo que andaba buscando: tranquilidad, sol, surf y mojitos. Además la primera noche dormí en un apartamento con TV por cable! Guauuu! Me pegué como 8 horas seguidas viendo el Discovery Channel.

Había también en Puerto Escondido un pequeño cine improvisado en el que ponían pelis de videoclub. Me vi la del viaje en moto del Ché y un documental muy interesante de la migración latinoamericana a los EEUU.

Los 3 últimos días del Pacífico los estoy pasando en Mazunte, un pueblillo de pescadores que se está adaptando rápidamente al turismo. El sitio está muy bien, aunque los precios de las cabañas son algo altos para lo básicas que son. En la playa había un par de bares y restaurantes con buenos precios y construidos con buen gusto a base de palos y hojas de palma. Me recordó bastante al sur de Tailandia.

Puerto Escondido

Puerto Escondido, capital del surf mexicano

Un kilómetro al norte de Mazunte está Playa Ventana. Son kilómetros y kilómetros de playa prácticamente desierta. Ahí van a aparearse y a poner sus huevos 7 de las 8 especies distintas de tortugas marinas que hay en el mundo! Por supuesto no me quise perder el espectáculo del apareamiento de las tortugas y pillé un tour en barca para verlas.

Guia con tortugas

El guía jugando con las tortugas

Un dato interesante: por lo visto una pareja de tortugas se pega 40 días seguidos haciendo el amor. Qué maravilla de la naturaleza!

(Visited 85 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *