Luang Prabang – La joya de Indochina

Yo creo que Luang Prabang es el secreto mejor guardado por los franceses. La ciudad esta llena de casas estilo colonial, de palmeras y de templos preciosos. Yo creo que de cada 10 personas que te ves por la calle paseando 1 es monje.

Y lo de que esto sea el secreto mejor guardado por los franceses lo digo porque de las restantes 9 personas que no son monjes 8 son franceses. Por otro lado yo estoy casi seguro de que si el resto del mundo no-francés supiera lo bonito que es esto, automáticamente dejaría de ser bonito. El cupo de turistas está al límite. La ciudad conserva su encanto original, pero por los pelos. La calle principal donde están todos los templos y cafeterías es de precios europeos, si no más altos. Tras visitar los templos de esta calle, lo mejor es emigrar a otras zonas menos plagadas de turistas para poder comer más barato.

Laos-RTW-LuangPrabang-08

Monte Phousi

Los franceses también dejaron por aquí la petanca, el café, los quesitos de la vaca que ríe y las baguettes, aunque los luangprabanguianos se han olvidado de que al pan hay que echarle algo de sal.

Cuando llega el barco de Pak Beng, sobre las 5 de la tarde, te ves a todos los mochileros sufriendo por encontrar un hostal. Normalmente les pasa como me pasó a mí: sólo encuentran cama el primer día en un hostal feo de mala muerte. Al día siguiente recoges tus bártulos y te vas a otro lado. Al segundo día, conseguí una habitación muy agradable por 8 dólares al día. El hostal es en realidad la casa de una familia que alquila habitaciones. Así que cada vez que entro o salgo tengo que pasar por el salón donde está el abuelo tumbado viendo la tele y por delante de la cocina donde está la abuela cocinando la sopa de fideos jeje.

La pareja francesa (Dominique y Guy) que conocí en el barco mi primer día en Laos lleva la misma ruta que yo. Hemos hecho buenas migas y solemos quedar para cenar juntos o para salir por ahí a ver cosas. Tienen buena intuición para descubrir sitios interesantes. Encontraron por ejemplo un buffet vegetariano por 40 céntimos el plato. Ya me hice “socio” del buffet, por supuesto. También consiguieron organizar un grupillo para irnos a ver las cascadas Kuang Si a 30 km de aquí, así que nos salió el viaje tirado de precio. Si bien cabe decir que el pobre conductor del tuk-tuk que nos llevó no tuvo su día de suerte. De camino para allá el tuk-tuk se quedo sin batería o sin que sé yo ¡como 5 veces! El bicho simplemente se quedaba parado y luego no arrancaba hasta 10 minutos más tarde. Nosotros nos lo tomamos con filosofía y cada pausa la aprovechábamos para jugar al Takraw, especie de voleibol que se juega con los pies con una pelota pequeña de mimbre (¡dificilísimo pero muy divertido!). Y para colmo a la vuelta se nos pinchó una rueda jajaja.

Laos-RTW-LuangPrabang-26

Con Dominique y Guy

Las cascadas, un flipe. Había 3 piscinas naturales en las que uno se podía bañar. Antes de empezar el viaje, en un librito de medicina del viajero, leí que no es aconsejable bañarse en Laos en cascadas y estanques porque hay unos gusanitos, parásitos de un tipo de caracol, que se te meten por la piel y que causan enfermedades; incluso te puedes quedar ciego. Pero por mucho que en el libro diga que si te bañas la jodiste, si tú ves esas piscinas naturales es imposible que no te metas. ¡Hasta en pelotas si hace falta! Además había un montón de gente bañándose, así que daba confianza, porque seguramente los gusanos estaban todos ya repartidos. Total, ¡que nos lo pasamos como niños lanzándonos con lianas a las piscinas al más puro estilo Tarzán!

Laos-RTW-LuangPrabang-20

Piscinas naturales en las cascadas Kuang Si

Hoy alquilé una bici para dar una vuelta por las partes más apartadas del pueblo, pero hace muchísimo calor, así que estoy a la sombra metido en el ciber hasta que pasen las horas del mediodía. Por cierto, tengo sentados a izquierda y derecha a un total de 4 monjes chateando jajaja.

¡Ah! ¡Es posible hacer un curso de 2 días de cuidador de elefantes (mahout) en Luang Prabang! Luego voy a apuntarme. Si consigo plaza me quedaré por aquí de 3 a 4 días más antes de seguir mi ruta hacia la próxima estación: Vang Vieng, el paraíso de los mochileros.

Aquí puedes leer sobre nuestra visita a Luang Prabang y el norte de Laos en 2014, con información más actualizada.

(Visited 85 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *